La inminente huelga de maestros en Oakland

Ser maestra es el trabajo más difícil que he tenido. Es un reto académico, físico, mental y espiritual. Lo abarca todo. Lo único que he sentido similar en mi experiencia, es la maternidad. La sensación de que su bebé, o su salón de clases, son parte de todo lo que hace. Son cada aliento que toma, cada conversación que tiene con otra persona y, sin embargo, es tan fácil sentirse sola. Al igual que el impacto que una familia amorosa tiene en la vida de un bebé, tener buenos maestros es de mayor importancia en el rendimiento estudiantil que cualquier otro factor en la escuela.

Mientras que los padres tienen redes informales de apoyo como sus familiares y amigos, la mayoría de los maestros de escuelas públicas tienen una estructura de apoyo formal: su sindicato. Los sindicatos de docentes construyen el poder colectivo e individual de los maestros. Su misión es trabajar para sintetizar la experiencia de sus miembros y proponer cambios a los contratos que mejorarán el sistema de educación pública. Lo que estamos viendo en Oakland en este momento son los  exasperados esfuerzos finales por resolver el contrato de los maestros durante uno de los momentos más tumultuosos que puedo recordar desde que empecé a enseñar en el Distrito Escolar Unificado de Oakland (OUSD) en 2007.

Navegando por aguas tempestuosas

Las presentes negociaciones del contrato colectivo se han llevado a cabo durante aproximadamente dos años, en un momento especialmente difícil para el OUSD. El financiamiento de la educación pública es profunda y vergonzosamente insuficiente en California y Oakland. El alquiler promedio en Oakland es de $ 2866 por mes, mientras que el salario después de impuestos de un maestro de primer año es de solo $ 3200 por mes, una suma escandalosamente baja, considerando la regla informal de gastar un tercio del salario en vivienda. Además, los líderes de nuestro distrito están encargados de recortar decenas de millones de dólares del presupuesto del próximo año y han comenzado también a implementar un plan para reducir el número total de escuelas en nuestra ciudad, para que las que queden tengan mejores recursos.  

Estas son cuestiones complicadas que exigen que cada persona en Oakland sea honesta acerca de las concesiones que debemos hacer en este momento mientras continuamos luchando por más fondos para la educación pública. Estas son decisiones difíciles, no importando cómo procedamos.

Ya no podemos seguir aceptando que 1 de cada 5 maestros necesiten un segundo trabajo para completar para sus gastos.   

Ya no podemos gastar nuestro dinero en iniciativas o programas bien intencionados sin que se demuestre transparentemente que tendrán un impacto positivo en los estudiantes.

Ya no podemos decir que tenemos escuelas comunitarias de servicio completo sin asegurarnos de que la cantidad de estudiantes en cada plantel logre que el programa sea financieramente sostenible.

Ya no se puede gastar en California, aproximadamente la mitad de lo que gastan los estados como Nueva York y Connecticut por estudiante, y aún así creer que nuestras escuelas satisfarán de alguna manera todas las necesidades de los estudiantes.

Ya no podemos tomar a la ligera los hechos: varios grupos independientes, como El Equipo de Manejo de Crisis & Asistencia Fiscal (FCMAT-siglas en inglés), la Legislatura Estatal, nuestro nuevo superintendente estatal Tony Thurmond, y el gran jurado del condado de Alameda acordaron que el OUSD tiene serios problemas financieros y necesita recortar sus gastos significativamente.

Ya no podemos vilipendiar a los padres y maestros para quienes “distrito vs. charter” es menos importante que “¿cuál es la mejor opción para mi hijo?” O “¿qué escuela me dará mayor crecimiento y apoyo para mí como educador?”

Ya no pueden nuestras escuelas, ya sean administradas por el distrito o escuelas públicas charter, continuar trabajando en silos y esperar avanzar hacia la equidad educativa, cuando estos dos tipos de escuelas le están fallando a un número significativo de nuestros hijos.

autor de la foto: Morgan Shidler

Hay que hacer lo que le enseñamos a los estudiantes a hacer

Es hora de que todos hagamos lo que les pedimos a los alumnos que hagan todos los días: escuchar, considerar la evidencia, hacer preguntas, intentar comprender todos los aspectos de un tema, formular un punto de vista y respaldarlo con un razonamiento sólido.

La próxima semana, la Asociación de Educación de Oakland (OEA) y el OUSD presentarán sus propuestas finales al panel de investigación. Esperamos que ambas partes sean honestas y que expresen su opinión acerca de las concesiones que deberán realizarse para lograr un acuerdo que priorice la retención de maestros y que ambas comuniquen claramente dichas concesiones al público.

También esperamos que los maestros participen en conversaciones sobre estas concesiones mientras llevan a cabo su voto para autorizar la huelga.

Finalmente, esperamos la atención que han recibido las acciones de los docentes en Oakland y la huelga recientemente resuelta en Los Ángeles motive a nuestros líderes a nivel estatal a aumentar drásticamente el financiamiento para la educación, motive a los residentes de Oakland a unirse para defender esto y motive a nuestro distrito a trabajar a largo plazo en hacer prioridad la retención de maestros, ya que es muy importante para los estudiantes.

Nada de esto es fácil, y admiramos a los educadores que están haciendo su trabajo todos los días con este peso sobre sus hombros.

Traducida por Eva Helena Vargas

Categorías: Asuntos referentes al contrato , sucede ahora

PRIVACY POLICY site design by twiststudio